La fisioterapia respiratoria infantil es un campo que trata de dar solución a la sintomatología de determinadas patologías del sistema respiratorio. Se trata de una disciplina que está experimentando un creciente desarrollo dentro del sector. Cada vez son más los especialistas que se forman en este área y dedican su práctica asistencial a este tipo de pacientes. De forma paralela, también se observa un aumento de la demanda de estos servicios por parte de los padres. Sin embargo, cabe destacar, que este tratamiento no sustituye al médico, sino que es coadyuvante y en ocasiones, acelera el proceso de recuperación y disminuye la ingesta de medicamentos.

Fisioterapia respiratoria en bebés

Esta disciplina está indicada tanto en bebés como en niños, ya que se aplica en los trastornos respiratorios que produzcan secreciones y que por consiguiente dan lugar a síntomas como la tos o la disnea. Algunas de las patologías comunes en las que se puede aplicar esta disciplina son: infecciones de tipo respiratorio como las neumonías, la bronquiolitis, y en definitiva, los catarros típicos que afectan a los más pequeños. Sin embargo, también es útil para aquellos bebes con trastornos neurológicos, que provoquen de forma secundaria afectaciones en el sistema respiratorio.

En los últimos años, ha ganado especial protagonismo el tratamiento de la bronquiolitis del lactante y además, es una de las razones por las cuales esta especialidad ha adquirido mayor popularidad. La bronquiolitis del lactante es infección causada por un virus en las vías respiratorias bajas, en concreto los bronquiolos y cursa con un aumento de la mucosidad que genera una disminución de la luz de la vía, lo cual genera dificultad para respirar y otros signos y síntomas derivados (tos, sibilancias…)

La principal razón por  la que está disciplina es tan útil, se debe a que los bebés no son capaces de eliminar de forma autónoma las secreciones que obstaculizan el árbol bronquial. Las técnicas realizadas por los fisioterapeutas estarán destinadas a favorecer dicha expulsión.

Técnicas respiratorias para niños

En primer lugar, como en toda sesión de tratamiento, el fisioterapeuta antes de aplicar técnicas específicas, deberá realizar crear una historia clínica donde pueda recoger todos los datos de valor para realizar el tratamiento. Este procedimiento es fundamental, aunque exista un diagnóstico médico; el fisioterapeuta deberá realizar una exploración física y anotar los datos importantes. Algunas de las técnicas que son utilizadas son las siguientes:

  • Desobstrucción rinofaríngea retrogada (DRR), como su nombre indica, consiste en desobstruir la vía aérea superior. La técnica se realiza con el bebé en decúbito supino y con la cabeza girada hacia un lado. Una vez que termina de inspirar el bebé, se cierra la boca y por tanto se genera una naso-aspiración.
  • Espiración lenta prolongada (ELPr), esta técnica consiste en que el fisioterapeuta aplique una presión de carácter lento en la zona toraco-abdominal al final de espiración. El objetivo es evitar que se produzca el colapso bronquial. Otra técnica que se aplica de la misma forma que esta es la aceleración de flujo espiratorio, y en concreto en los casos de bronquiolitis del lactante.
  • La tos provocada, la genera el fisioterapeuta aplicando una presión en la traquea, de forma leve. Es importante tener en cuenta el tipo de tos que se está generando. Si se trata de una tos seca y no productiva, no es eficaz, por tanto es aconsejable dejar la técnica.

Mejora de la salud en bebés y niños

Algunos de los beneficios que aporta esta disciplina está muy relacionado con la calidad de vida del paciente. Como se ha mencionado anteriormente, la fisioterapia no puede ser sustituida del tratamiento médico. Sin embargo, si puede ayudar, en casos como en el de la bronquiolitis del lactante a superar la crisis reduciendo el impacto de los síntomas en el bebé. Gracias a la técnicas anteriormente mencionadas, el bebé experimenta una mejoría en la dificultad respiratoria tras la sesión de fisioterapia. Se deben tener en cuenta varias cuestiones a la hora de realizar una sesión para no conseguir los efectos contrarios, como puede ser: recibir las sesiones al menos una hora y media después de haber comido, para evitar reflujo gastroesofágico y vómitos.

Por otra parte, en los casos de los niños, los fisioterapeutas además de aplicar técnicas manuales con fines como pueden ser eliminar secreciones, también su labor en educación terapéutica es muy útil para ayudar al paciente en el automanejo de algunas crisis, como puede ser en un caso de asma.

Soluciones con los mejores tratamientos

Encontrar un fisioterapeuta para los más pequeños en ocasiones se vuelve un proceso complejo por diversos motivos, existen muchos profesionales que no son sanitarios y ofrecen tratamientos sanitarios, dificultad a la hora de contactar con un profesional… En el portal Fisiosite, todos los profesionales que ofrecen sus servicios son fisioterapeutas colegiados y podrás encontrar información detallada sobre los tratamientos que realizan. Si necesitas un fisioterapeuta para tratar una patología respiratoria puedes pedir cita en pocos segundos y garantizar que tu pequeño este en buenas manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: