La magnetoterapia fisioterapia se ha estado utilizando en los últimos años en un gran número de tratamientos relacionados con rehabilitación de fracturas, esguinces, etc. Sin embargo, en la actualidad existen técnicas que han demostrado ser más eficaces.

La magnetoterapia en fisioterapia

La magnetoterapia es un tipo de tratamiento, cuyo origen se estima que fue hace unos tres mil años aproximadamente. Este tipo de terapia comenzó con el mineral llamado magnetita, capaz de atraer el hierro, el acero y otros compuestos. Esta característica era inexplicable en esta época, por lo que también se le asignaron otros atributos a este tipo de mineral, tales como: analgésico, anti-envejecimiento, etc. En general, este tipo de terapia se ha descrito como una técnica de tratamiento con efectos analgésicos, antiinflamatorios, antiedematosos y bioestimulantes.

Este tipo de tratamiento en los últimos años se ha aplicado en diferentes trastornos y lesiones; sin embargo, no existe evidencia de peso sobre su eficacia. De hecho, se han realizado diferentes estudios para determinar su efectividad y eficacia en pacientes con fibromialgia, dolor de cuello crónico o artrosis cervical, obteniendo pocos resultados sobre los beneficios de esta terapia en solitario. Por tanto, es necesario realizar estudios con mayor calidad en los que se compare un grupo control con un grupos experimentales para determinar si los efectos de esta terapia superan el grupo placebo o bien otro tipo de tratamiento (1,2,5). Sin embargo, la aplicación más extendida de esta técnica es en fracturas.

El tratamiento de magnetoterapia

Las fracturas son el tipo de lesión en la que se suele aplicar esta terapia, junto con otras técnicas de fisioterapia. Su aplicación en las fracturas se debe a que durante la historia se han descrito diferentes efectos beneficiosos durante la regeneración del tejido óseo:

  1. Los efectos del magneto producen una modificación de la permeabilidad de las membranas celulares, lo que favorece la unión de diferentes átomos y moléculas, generando enlace, que se traduce en una aceleración de la reproducción celular y posteriormente del tejido.
  2. Los efectos piezoeléctricos se producen en determinados cristales, que al ser sometidos a cierta tensión mecánica, muestran diferencias de potencial y de cargas y favorecen el depósito de cierto aminoácido, que conforma un gran porcentaje del tejido óseo, por tanto está sería una de las explicaciones sobre su aplicación en el tratamiento y rehabilitación tras una fractura.

Sin embargo, aunque se han descrito en numerosos escritos y textos divulgativos los efectos y los procesos que tienen lugar tras la aplicación de esta terapia, existe muy poca evidencia sobre el éxito de este tratamiento. Los dispositivos que se emplean para su aplicación están compuestos por diferentes parámetro regulables en función del objetivo deseado: intensidad, tiempo de aplicación, frecuencia, sentido del campo y forma de la onda. (3)

Magnetoterapia fisioterapia contraindicaciones

No se han reportado contraindicaciones absolutas para la aplicación de este tipo de terapia, a diferencia de otros tratamientos como pueden ser los que están basados en electroterapia, en los cuales, existen contraindicaciones absolutas en pacientes con placas metálicas, etc. Este tipo de tratamiento puede aplicarse en pacientes con placas o prótesis metálicas. Sin embargo, existen ciertas condiciones, lesiones y patologías en las cuales no es aconsejable aplicar este tipo de terapia: mujeres embarazadas, enfermedades de tipo infecciosas, hemorragias, cardiopatías con marcapasos, enfermedades oncológicas, etc (4).

Por tanto, aunque no existan contraindicaciones absolutas, se debe tener en cuenta que tampoco existe mucha literatura de calidad en la que se reporte efectividad y eficacia sobre este tipo de tratamiento. Por otra parte, la mayoría de los tratamientos de fisioterapia, farmacológicos y médicos suelen llevar un protocolo de actuación. Es decir, si un fisioterapeuta prescribe ejercicio terapéutico, existen protocolos de intervención sobre el peso que debe cargar ese paciente o el número de repeticiones a realizar del ejercicio, entre otros. Estos protocolos determinan el plan de actuación óptimo para encontrar los resultados esperados. Sin embargo, en el caso de esta terapia no existe un consenso sobre los protocolos de intervención por lo que es necesario realizar más estudios para determinar el plan de actuación

Soluciones

Durante los procesos de rehabilitación está muy extendida la práctica de dicha terapia en diferentes tipos de lesiones: dolor de cuello, fracturas, esguinces, tendinopatías. Sin embargo, la evidencia ha demostrado que el fisioterapeuta posee abundantes herramientas de tratamiento que sí tienen eficacia y efectividad: terapia manual, ejercicio terapéutico, TENS. Por tanto, es aconsejable no utilizar la magnetoterapia como único tratamiento. Aunque el seguro sanitario prescriba únicamente 10 sesiones (lo común), en muchos casos es preciso el tratamiento personalizado por parte de un fisioterapeuta, el cual realizará una evaluación para determinar los objetivos de tratamientos y podrá aplicar técnicas que actualmente cuentan con el apoyo de la comunidad científica y muestran resultados con su aplicación de forma aislada. En fisiosite podrás encontrar fisioterapeutas especializados en tu localidad para el tratamiento de diferentes tipos de lesiones y podrán asesorarte sobre el tipo de tratamiento que necesitas.

  1. Paolucci T, Piccinini G, Iosa M, Piermattei C, de Angelis S, Grasso MR et al. Efficacy of extremely low-frecuency magnetic field in fibromyalgia pain: A pilot study. J Rehabil Res Dev. 2016;53(6):1023-1034.
  2. Zwolinska J, Gasior M, Sniezek E, Kwolek A. The use of magnetic fields in treatment of patients with rheumatoid arthritis. Review of the literature. Reumatologia. 2016;54(4):201-206.
  3. Early application of pulsed electromagnetic field in the treatment of postoperative delayed union of long-bone fractures: a prospective randomized controlled study.
  4. Elizabeth, P, LISET LM. “Estudio comparativo entre el tratamiento fisioterapéutico con tens y magnetoterapia en pacientes que presentan lumbalgia mecánica y acuden al instituto ecuatoriano de seguridad social de riobamba en el periodo de diciembre del año 2009 a mayo del 2010. 2010;140.
  5. Tejedas JB, González M, Hernández AD. Utility of the regional magnetic field in the chronic cervical pain. Rev.Soc.Esp.Dolor. 2012; vol 19 n3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: