La fisioterapia para el suelo pélvico es uno de los campos de especialización que más ha evolucionado en los últimos años. El suelo pélvico es un conjunto de músculos que posee multitud de funciones esenciales para prevenir lesiones, por ello en la actualidad es de vital importancia prestar atención a este grupo muscular al que años atrás no se le prestaba atención.

Algunos de los beneficios son: prevenir y reducir la incontinencia (urinaria, fecal y de gases), evitar o disminuir el impacto de los prolapsos, facilitar el parto y las relaciones sexuales.

Las disfunciones derivadas de este grupo muscular hace unas décadas suponían un tabú para las mujeres, las cuales suelen ser en mayor frecuencia las que padecen este tipo de trastornos; sin embargo, los avances sociales y de la información han permitido que este paradigma cambie y cada vez más mujeres opten por poner solución a cualquier malestar/dolencia o patología causada por este complejo.

¿Qué es la fisioterapia para el suelo pélvico?

Los fisioterapeutas especializados en uroginecología y obstetricia son los profesionales que se encargan de restablecer las funciones del complejo pélvico, mediante diferentes técnicas de tratamiento. Este grupo muscular tiene como funciones principales:

  • Cerrar la pelvis ósea mediante una pared inferior en la cavidad abdominal
  • Proporciona estabilizad a la pelvis, con la ayuda del músculo transverso localizado en el abdomen
  • Una de sus funciones principales se basa en el mantenimiento de la continencia
  • Sostén de vísceras localizadas en la pelvis
  • Permite que se produzcan la micción, el parto y la defecación
  • También tiene un papel fundamental en la relaciones sexuales

Cuando alguna de estas funciones se ve alterada, se producen condiciones patológicas que no solo afectan de forma física al paciente, sino también de forma emocional, por la implicación de estas acciones en su vida cotidiana.

¿Qué tipos de problemas atiende?

Los fisioterapeutas especializados en el trastorno de patologías uroginecológicas y obstétricas tratan multitud de alteraciones relacionadas con el sistema reproductor tanto femenino como masculino. Algunas de las condiciones clínicas más frecuentes en consulta son las siguientes:

  • Incontinencia urinaria (de esfuerzo, de urgencia, mixta) e incontinencia fecal y de gases
  • Prolapsos de los órganos pélvicos (el grupo muscular pélvico se encarga de aportar sostén a estas vísceras)
  • Alteraciones durante el vaciado en el aparato urinario
  • Trastornos durante la defecación o relacionados con esta acción, como el estreñimiento
  • Disfunciones o alteraciones durante las relaciones sexuales: vaginismo, dispareunia (dolor asociado a las relaciones sexuales que en ocasiones impide que se produzca la penetración vaginal),  vulvodinia (molestia en la vulva que puede identificarse como dolor o simplemente como sensación de quemazón sin existir una patología subyacente), anorgasmia (imposibilidad de sentir el orgasmo).

Todas estas entidades, entre otras, se producen como consecuencia de alteraciones en el funcionamiento del grupo muscular de la pelvis. Estas alteraciones se producen como consecuencia de diferentes causas, entre las que se encuentra el parto y los fenómenos que están asociados (cambios morfológicos, tipo de parto e instrumentos utilizados, etc)

¿Qué beneficios aporta la fisioterapia del suelo pélvico?

Los beneficios que proporciona un plan de rehabilitación de este grupo muscular son los hechos que justifican el éxito y crecimiento de este campo de especialización. Las disfunciones anteriormente descritas producen mucha incapacidad para las personas que lo padecen ya que el impacto en su vida cotidiana se traslada a su ámbito laboral, social, etc. Hace décadas estos problemas derivados del parto, eran asumidos por las mujeres como una condición secundaria que no tenia solución. Sin embargo, a día de hoy cada vez son más las mujeres que optan por empezar a cuidar su musculatura desde jóvenes para evitar posibles alteraciones en el futuro; y otras mujeres que no están dispuestas que padecer estos trastornos y quieren poner medidas.

Para ello, el fortalecimiento de estas estructuras juega un papel fundamental. En primer lugar, se debe realizar una valoración del complejo muscular e identificar la alteración del paciente. Ya que en función de la patología se optará por un tratamiento u otro. El tratamiento se basa principalmente en pautar una serie de ejercicios que serán monitorizados así como evaluados sus efectos tras la realización. También se podrán utilizar otras técnicas como la neuromodulación del tibial posterior, técnica que ha reportado muy buenos resultados en los casos de Incontinencia urinaria o vejiga hiperactiva. Así como otras técnicas manuales e instrumentales que tienen como objetivo restablecer la función de este grupo muscular.

¿Dónde puedo encontrar un fisioterapeuta especializado?

Si padeces alguna lesión de las anteriormente descritas, lo más importante es acudir a un médico para descartar patologías subyacentes de mayor gravedad que puedan estar ocasionando la sintomatología. En el caso de no existir estas lesiones, los fisioterapeutas son tus aliados para restablecer la función.

Los fisioterapeutas especializados en uroginecología y obstetricia a menudo suelen estar muy formados en esta área y se dedican de forma exclusiva al tratamiento de estas lesiones. Sin embargo, no siempre es fácil dar con estos profesionales.

Por ello desde Fisiosite.com, la plataforma líder en encontrar fisioterapeutas y reservar cita de forma inmediata, permite a los paciente filtrar a través de su buscador por especialidad o por patología y municipio, con el fin de que el paciente encuentre en menos de diez segundos el profesional que mejor se adapte a sus necesidades. ¿A qué esperas para empezar tu tratamiento?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: