El asma es una patología de tipo respiratorio en la que se produce una irritabilidad del árbol bronquial como consecuencia de un estrechamiento de las vías aéreas. Este estrechamiento puede revertirse de forma espontánea o bien tras la administración de fármacos broncodilatadores.

Esta patología afecta en mayor medida a la población infantil, aunque también afecta a los adultos.

 

¿Por qué se produce el asma?

 

Esta enfermedad respiratoria que aumenta su incidencia cada año se produce por la interacción de varios factores que producen una situación de inflamación crónica y limitación del flujo aéreo.

Algunas de las causas más comunes que dan lugar a la aparición de estos episodios respiratorios son:

  • Alergias
  • Infecciones
  • Exposición a agentes tóxicos
  • Estrés y ansiedad
  • Ejercicio y aire frío

Debido a la implicación de las alergias en este tipo de lesión respiratoria, ésta se puede clasificar en dos tipos, atendiendo a la existencia de una base alérgica:

  • Extrínseco, es el tipo más frecuente y se desencadena tras la estimulación de alérgenos ambientales. Las pruebas cutáneas son positivas.
  • Intrínseco, en este caso la lesión aparece por una infección respiratoria en las vías altas. Las pruebas cutáneas en este caso son negativas, puesto que no hay implicación de factores alérgenos.

 

Objetivos del tratamiento del asma

 

Según numerosos estudios que se han realizado con relación al tratamiento de esta patología, uno de los principales objetivos debe ser el control de la enfermedad.

Para ello, se deben realizar diferentes acciones que incluyan el manejo de los medicamentos administrados, modificar los factores de riesgo que favorecen la generación de esta patología y controlar los abordajes no farmacológicos.

Este proceso es muy importante debido a que numerosos estudios han demostrado que los pacientes que tienen mayor dificultad en el manejo de esta enfermedad, presentan mayores disfunciones respiratorias.

El fisioterapeuta juega un papel fundamental en la parte del tratamiento no farmacológica, ya que se encarga de prescribir al paciente diferentes ejercicios para mejorar la función respiratorio y ayudar a que éste sea capaz de manejar de forma satisfactoria las crisis asmáticas. 

Además, los estudios sugieren que estos ejercicios prescritos desde la fisioterapia respiratoria no solo indicen en la mejora de la sintomatología de la enfermedad, sino que también contribuyen a mejorar la calidad de vida del paciente.

 

Fisioterapia respiratoria para el asma

 

La fisioterapia respiratoria es un tratamiento coadyuvante que puede ser de gran utilidad al paciente. Aunque sus técnicas no proporcionen la cura de la enfermedad, son de gran utilidad para el automanejo de la misma.

Cabe destacar que dependiendo de si se trata de un asma extrínseco o intrínseco, la enfermedad puede desaparecer al evitar el contacto con el alérgeno.

No obstante, la fisioterapia respiratoria plantea diferentes ejercicios que resultan muy beneficiosos para el paciente. El objetivo de este tratamiento es reeducar la respiración, con el fin de mejorar el control y la percepción que se tiene de la hiperventilación durante los brotes asmáticos.

Durante las exacerbaciones, se produce una hiperventilación e hiperinflación que generan la necesidad de utilizar musculatura accesoria y puede provocar bloqueos respiratorios. Mediante los ejercicios de fisioterapia se pretende mejorar esta situación.

Los ejercicios de fisioterapia serán aprendidos en fases en las que no se produzcan exacerbaciones y el paciente deberá incorporarlos en su rutina diaria para que sean útiles.

Uno de los ejercicios más populares es el denominado reeducación respiratoria diafragmática, que consiste en combinar la respiración nasal pausada y alargar la espiración, incorporando el patrón diafragmático en la respiración.

Existen otros ejercicios que pueden ser útiles como el método papworth, técnica de Buteyko, etc.

 

Beneficios de los ejercicios respiratorios en el asma

 

En general, los estudios que han probado demostrar que la efectividad del tratamiento de fisioterapia para esta patología han desvelado buenos resultados para diferentes variables que influyen en la enfermedad.

Por ejemplo, se ha demostrado que el tratamiento de fisioterapia respiratoria produce una mejora de la calidad de vida, una disminución en la administración de fármacos y mejoras en parámetros relacionados con la respiración y la función pulmonar.

Además, también se pueden observar resultados positivos en variables psicosociales como la ansiedad o el pánico.

En concreto, el volumen de espiración forzada en el primer segundo, el dióxido de carbono al final de la espiración y el pico de flujo espiratorio son variables que pueden mejorar la prescripción de un tratamiento de fisioterapia respiratoria. La reeducación diafragmática tiene un gran impacto en la mejora de estas variables.

Fisiosite.com dispone de multitud de fisioterapeutas especializados en el tratamiento de patología respiratoria para que puedas comenzar tu tratamiento cuanto antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *