El cólico del lactante (CL) es una entidad clínica que ha adquirido una notable popularidad en los últimos años. Este síndrome no se llega a considerar una enfermedad o patología y en parte se debe al desconocimiento que existe sobre su origen y causas que lo desencadenan.

Sin embargo, multitud de bebés experimentan los signos que caracterizan a esta entidad y ello ha motivado que los profesionales sanitarios centren la atención en su tratamiento.

Ante la pregunta de, cómo deben actuar los padres ante esta situación, una respuesta sencilla: acudiendo a un profesional sanitario.

 

¿Qué es el cólico del lactante?

 

Esta condición clínica tiene un origen desconocido y se presenta generalmente en bebés de 1 a 4 meses, aunque puede darse también en edades posteriores. Se caracteriza por provocar un llanto inconsolable, nerviosismo e irritabilidad en el bebe, lo que supone una gran preocupación para los padres.

Una forma sencilla de describir las características del llanto típicas en este tipo de casos es la conocida “regla de tres”: llanto que dura más de tres horas al día,  durante más de tres días a la semana y persiste al menos tres semanas.

La aparición de estos signos en el paciente se produce de forma espontánea sin una causa aparente. Los estudios epidemiológicos no arrojan resultados muy fiables ya que en muchos casos los padres no identifican la situación o desaparece de forma espontánea, o bien no se llega a diagnosticar por la falta de criterios diagnósticos.

Algunas investigaciones sugieren que existe una prevalencia entre el 8-40%.  Sin embargo, no son datos definitivos que puedan considerarse determinantes

 

¿Por qué se produce el cólico del lactante?

 

Actualmente no se conoce la causa que desencadena esta entidad clínica debido a su difícil diagnóstico y hallazgos objetivos. No obstante, si se han descrito diferentes factores que podrían estar relacionados con su aparición.

La teoría más aceptada es la de la inmadurez gastrointestinal, es decir, que debido a la falta de madurez del sistema digestivo del bebé no se produce de forma correcta el proceso de la digestión y por consiguiente de absorción de ciertos nutrientes, generando un aumento de gases. 

También asociado a esta situación de inmadurez se podría ver comprometida la motilidad intestinal.

Cabe destacar, que no existen estudios que demuestren de forma determinante el origen del cólico del lactante, sino hipótesis.

También se han descrito factores biológicos que pueden favorecer su aparición, como las técnicas de alimentación, tabaquismo materno, etc; así como otros factores relacionados con la conducta, en los que se expone que el comportamiento del bebé puede predisponer a esta entidad clínica.

En ningún caso son teorías determinantes, simplemente hallazgos que podrían estar relacionados o no.

 

¿Cómo diagnosticar el cólico del lactante?

 

Debido a la falta de conocimiento en cuanto a su origen, las pruebas y criterios diagnósticos están muy limitados. Por ello, el principal instrumento de identificación es la historia clínica.

Es importante destacar que no existe un cuestionario validado que sirva como herramienta diagnóstica, aunque si varias propuestas que pueden ser de ayuda.

Algunas preguntas que pueden ser de ayuda para la historia clínica son:

  • ¿Cuándo y cuando se produce el llanto y duración del mismo? Es importante analizar si el llanto aparece de forma progresiva o súbita, si esta relacionado con alguna acción concreta, es decir, si sigue un patrón específico y si se produce “la regla de tres” en cuanto a la duración.
  • ¿Cómo actúan los padres ante el llanto? Es importante detectar si existe alguna técnica que ayuda a calmar al bebé o a acabar con el llanto. Este punto también será importante en el caso de que los padres pierdan la calma, ya que será una de las primeras acciones a tratar durante el tratamiento.
  • ¿Cuáles son los patrones de comida y sueño del bebé? Esta bien conocer el tipo de comida del bebe (lactancia o no), los patrones de sueño, la frecuencia de las tomas, ya que se puede encontrar algún patrón común que pueda estar generando su aparición.

También es importante completar la historia clínica general con datos objetivos como los antecedentes familiares, medicamentos que toman, etc; para obtener una visión global de cara a la prescripción del tratamiento.

 

¿Cómo tratar el cólico del lactante?

 

Aunque no existen investigaciones con un buen nivel de evidencia para determinar la efectividad de un tratamiento u otro, se han descrito multitud de técnicas, entre las que se encuentran algunas realizadas por los fisioterapeutas.

Los fisioterapeutas en estos casos suelen realizar diferentes tipos de movilizaciones tanto articulares como musculares que generan efectos analgésicos y pueden favorecer a la relajación del bebé.

También realizarán una labor de asesoramiento con los padres y les enseñarán técnicas de masaje y terapia manual para realizar en el domicilio, en el caso de que éstas sean beneficiosas para el bebé.

Para acceder a los mejores fisioterapeutas especializados en el tratamiento del cólico del lactante, puedes hacerlo en pocos segundos mediante el buscador de fisiosite.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *