El síndrome del túnel del carpo (STC) en el embarazo es una de las alteraciones que se presentan de forma más frecuente. Esta condición clínica se caracteriza por presentar una compresión del nervio mediano a la altura del denominado túnel del carpo.

Esta región anatómica tiene una disposición especial por la localización de los huesos, los cuales generan un compartimento por donde transcurre el nervio mediano hasta inervar las estructuras más distales.

 

Cambios que se producen durante el embarazo

 

Durante los nueve meses de embarazo se producen multitud de cambios fisiológicos que producen de forma directa cambios en el sistema musculo-esquelético. Estos cambios hacen a la gestante más vulnerable a padecer algún tipo de patología relacionada con este sistema.

Las complicaciones musculoesqueléticas más frecuentes son el dolor pélvico, lumbar o lumbo-pélvico, disfunciones en la sínfisis del pubis, lumbo-ciática, o bien el STC.

Este último, aunque se presenta en menor medida resulta interesante su estudio, así como el papel que juegan los fisioterapeutas en su recuperación.

Aunque no existan estudios epidemiológicos muy fiables, se estima que aproximadamente la prevalencia en gestantes de esta alteración clínica se sitúa entre un 31 y 62%. Un dato que se conoce es que las embarazadas tienen un riesgo de dos o tres veces mayor a padecer esta lesión

 

¿Por qué se produce este síndrome en embarazadas?

 

La causa de aparición del STC en embarazadas a día de hoy es desconocida, sin embargo existen numerosos estudios que han tratado de dar con su origen y han determinado algunas hipótesis.

Entre las hipótesis más aceptadas se encuentra el cambio hormonal al cual está sometido la mujer gestante. Este cambio hormonal, entre otras cosas, produce un incremento del volumen vascular que se produce de forma conjunta con otros factores.

La suma de estos fenómenos produce una compresión del paquete vascular generando edemas que presionan estructuras como la del túnel carpiano. Debido a la compresión que se genera a esta altura, se observa una desmielinización en la zona y por tanto un bloqueo de la señal nerviosa.

Este bloqueo debe ser tratado para evitar que la lesión progrese y acabe generando una neuritis química y una degeneración del axón nervioso.

Por otra parte, también se han descrito otros factores que pueden favorecer su aparición, como la diabetes mellitus, preeclampsia, hipertensión arterial, etc.

 

Síntomas del síndrome del túnel del carpo en embarazadas

 

Las manifestaciones clínicas clásicas del STC son principalmente la sensación de adormecimiento y parestesias en la muñeca, dolor en la zona de la palma de la mano, agudizado en el pulgar, índice y medio dedo.

También puede darse que el dolor se irradie hacia otras zonas como puede ser el brazo o el antebrazo.

Estos síntomas se presentan principalmente durante la noche y despiertan a la pacientes. Es frecuente observar a las mujeres sacudiendo las manos en signo de molestia.

Aunque los síntomas sensitivos son predominantes, también es frecuente la presentación de hallazgos motores que generaran debilidad en la mano y torpeza a la hora de coger objetos o de realizar labores manuales.

En el caso de las embarazadas, el STC tiene algunas peculiaridades con respecto a un paciente no gestante. Por ejemplo, suele presentarse de forma bilateral, es decir, en ambas manos en un 80% de los casos. Los síntomas suelen presentarse durante el día en vez de durante la noche y la intensidad y frecuencia del dolor se pronuncia más en las gestantes.

Aunque el STC, suele resolverse tras el parto, desapareciendo los síntomas o bien tras los siguientes meses del parto; las mujeres en muchos casos necesitan tratamiento para aliviar los síntomas y desempeñar acciones manuales.

 

 

Tratamiento del síndrome del túnel del carpo en embarazadas

 

Existen diferentes modalidades de tratamiento, sin embargo, en las embarazadas se debe tener especial cuidado en su prescripción. El tratamiento farmacológico deberá ser prescrito por un médico.

En cuanto al tratamiento de fisioterapia, que es conservador y no dañino, se recomienda la prescripción de ejercicios de neurodinamia acordes a la tolerancia de la mujer. Estos ejercicios también deben estar dosificados para evitar que se produzca una irritación mayor del nervio.

Por otra parte, las técnicas de terapia manual, basadas en la movilización, también producen resultados beneficiosos en los pacientes, ya que generan analgesia.

Para encontrar un fisioterapeuta especializado en el tratamiento del síndrome del túnel carpiano en embarazadas, fisiosite.com pone a tu disposición un listado de profesionales altamente cualificados en afecciones obstétricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *