La estimulación del nervio tibial posterior para la vejiga hiperactiva es un tratamiento de fisioterapia que ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de esta entidad clínica.

 

Se trata de una técnica de tratamiento que pertenece a la familia de la electroterapia, que tiene como objetivo incidir sobre una de las propiedades del sistema nervioso: la neuromodulación. El objetivo de este tratamiento consiste en estimular, inhibir y modificar los circuitos neuronales que se han visto alterados por una condición patología.

Actualmente, esta técnica de tratamiento está muy instaurada en las consultas de fisioterapia, siendo más frecuente en el área de uruginecología.

 

¿Qué es el síndrome de la vejiga hiperactiva?

 

Según la International Continence Society, la Vejiga Hiperactiva (VH) se define como un síndrome clínico que se caracteriza por presentar urgencia miccional, con presencia o no de incontinencia de urgencia, y con un aumento de la frecuencia miccional y nocturia. Estas condiciones se dan sin que exista una patología subyacente, de tipo infeccioso; ya que determinados procesos infecciosos cursan con sintomatología similar.

En resumen, esta condición clínica se caracteriza por presentar tres manifestaciones clínicas (urgencia miccional, incontinencia de urgencia y frecuencia miccional) que generan un gran impacto en la calidad de vida del paciente, afectando a su entorno personal y laboral.

La aparición de este síndrome aumenta con la edad, siendo más frecuente que aparezca de forma más temprana en las mujeres que en los hombres; aunque la prevalencia se estima que es similar en ambos sexos.

 

¿Por qué se produce la vejiga hiperactiva?

 

El comienzo de esta condición clínica se debe a una situación de hiperactividad del músculo detrusor. El detrusor es una estructura de tipo muscular que cubre la pared de la vejiga y su actividad produce la micción. Cuando la actividad de este músculo se encuentra alterada, es decir, se presentan contracciones involuntarias espontáneas, se produce esta entidad clínica.

Sin embargo, no existe consenso sobre las posibles causas que desencadenan esta hiperactividad en el detrusor:

  • Lesión en la inervación del tracto urinario, es decir, lesiones en las vías del sistema nervioso central desencadenan alteraciones en la actividad del músculo detrusor. Por ello, esta entidad clínica se encuentra de forma muy frecuente en pacientes con trastornos neurológicos
  • La obstrucción del tracto urinario se produce por un incremento de la presión intravesical, lo que genera una denervación de la musculatura de la pared de la vejiga, es decir, del detrusor. La denervación desencadena un aumento de la exicitabilidad de las células musculares de la vejiga, provocando la sensación de urgencia típica en esta entidad clínica.
  • – Por último, todas las hiperactividades que se desconoce la causa, se engloba en el grupo de idiopáticas.

 

Tratamiento de fisioterapia para la vejiga hiperactiva

 

El tratamiento de esta entidad clínica suele comenzar con la valoración del médico, el cual realizará diferentes pruebas para descartar posibles procesos infecciosos o bien patologías subyacentes que estén dando lugar a sintomatología similar a la de la VH. Tras la valoración y posterior diagnóstico, existen diferentes enfoques clínicos para el tratamiento de esta condición.

Como en muchos síndromes, existen varias opciones de tratamiento bajo el paraguas de dos grupos: tratamiento conservador y no conservador.

En la opción de tratamiento conservador, la figura del fisioterapeuta resulta fundamental para el manejo de estos pacientes. Dentro del grupo de técnicas conservadoras, en los últimos años ha irrumpido en el sector una técnica denominada neuromodulación, que se define como el proceso de modificación de la actividad de los circuitos neuronales sin producir lesiones en los tejidos nerviosos.

Es decir, mediante esta técnica, los fisioterapeutas pretenden desactivar un circuito neuronal mediante el uso de una corriente eléctrica, modificando y controlando propiedades como la frecuencia y la amplitud. En resumen, se pretende suprimir la hiperactividad del detrusor para reducir la sintomatología del paciente.

La neuromodulación se puede aplicar de forma central o periférica. La técnica central consiste en introducir en la raíces nerviosas electrodos que se encargan de alterar la actividad de los circuitos neuronales. Sin embargo, esta técnica requiere realizar un procedimiento quirúrgico, que en la actualidad no se suele realizar, ya que la neuromodulación periférica ha reportado resultados muy esperanzadores.

 

Estimulación nervio tibial posterior para vejiga hiperactiva

 

La neuromodulación periférica consiste en aplicar una corriente eléctrica, en estructuras nerviosas periféricas, relacionadas con la actividad del detrusor, para controlar su hiperactividad, en este caso en el nervio tibial posterior, localizado en la parte interna de la pierna a la altura del tobillo. Para ello, se aplica una corrientes de tipo TENS mediante el uso de dos electrodos (transcutánea) o bien, mediante el uso de un electrodo y una aguja (percutánea), como se aprecia en la Imagen 1.

 

 

La neuromodulación periférica es una técnica que se aplica en las consultas de fisioterapia, no solo para el tratamiento de VH sino para la incontinencia urinaria también, ya que en diferentes estudios ha reportado reducciones tanto de la frecuencia miccional, como de la sensación de urgencia e incontinencia. Además, al tratarse de una corriente TENS, que produce efectos analgésicos, también puede resultar beneficioso para el dolor pélvico crónico. Por otra parte, es importante tener en cuenta que esta técnica además de suponer un ahorro en costes sanitarios, resulta más cómoda para el paciente, en relación a la neuromodulación central.

Los fisioterapeutas especializados en el tratamiento de estas lesiones están formados en el área de uroginecología y se pueden localizar de forma rápida y sencilla a través del buscador de Fisiosite.com, introduciendo el nombre la especialidad o del síndrome.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *