La diabetes mellitus (DM) es una enfermedad crónica de tipo metabólica que se caracteriza por presentar dos tipos bien diferenciados.

La de tipo I, que se produce cuando el páncreas no produce suficiente insulina. Y la de tipo II, que se produce cuando el organismo no es capaz de asimilar la insulina con eficacia.

Su prevalencia se ha incrementado de forma muy prominente en los últimos años, pasando del 4,7% al 8,5%. Debido a este rápido incremento, esta enfermedad se considera una de las cuatro enfermedades no transmisibles para intervenir de forma prioritaria.

La fisioterapia ha sido una de las últimas especialidades sanitarias que se ha incorporado en el tratamiento multidisciplinar de estos pacientes. No solo juega un papel fundamental para evitar complicaciones típicas que se producen debido a esta enfermedad, sino que también se asegurará de su rehabilitación si se producen.

 

¿Por qué se produce la diabetes mellitus?

 

La DM de tipo I, se produce con mayor frecuencia en pacientes jóvenes (menores de 25 años) y su aparición está relacionada con la falta de producción de la insulina, debido a que se destruyen de forma autoinmune ciertas células pancreáticas fundamentales para la producción de insulina. 

La insulina es una hormona que juega un papel fundamental en la regulación del nivel de glucosa en sangre. Si existe déficit de esta hormona se genera una hiperglicemia.

Por otra parte, la DM de tipo II, que es la más frecuente, se produce cuando el organismo no es capaz de asimilar la insulina o bien se vuelve resistente a ella. Este tipo se suele presentar en adultos mayores de 40 años y esta relacionada con la obesidad.

Otro tipo que se debe mencionar, es la DM de tipo gestacional. Esta enfermedad se produce en mujeres embarazadas durante el segundo o tercer trimestre. Estas mujeres, previamente no padecían esta enfermedad y es el único caso potencialmente reversible.

 

Causas de la Diabetes Mellitus

 

Aunque a día de hoy todavía no se conocen con exactitud las causas que provocan la aparición de esta enfermedad, si se han descrito diferentes factores de riesgo que pueden contribuir a su aparición:

  • Antecedentes familiares: Se ha comprobado que puede existir cierto componente genético, sobre todo en la DM de tipo I
  • La exposición a ciertos factores ambientales, como a agentes víricos puede desencadenar la aparición de esta enfermedad.
  • El sobrepeso está muy ligado a la aparición de la de tipo II, puesto que cuanto mayor tejido adiposo existe, mayor será la probabilidad de que se vuelva resistente a la insulina.
  • El sedentarismo también puede estar ligado a la de tipo II, ya que se estima que cuanta mayor actividad física, más control habrá sobre el peso y además, se utilizará la glucosa como fuente de energía.

Otros factores que pueden estar relacionados es la edad, la presión arterial alta, niveles altos de colesterol, haber padecido DM durante el embarazo…

 

Beneficios del ejercicio terapéutico en la diabetes mellitus

 

Numerosos estudios han propuesto que el ejercicio es una herramienta de tratamiento muy importante para la DM de tipo II. Este tipo de enfermedad está muy relacionada con la obesidad y el sedentarismo. Por tanto, la práctica de ejercicio terapéutico actúa sobre la inactividad y puede influir en el sobrepeso.

En este tipo de pacientes se produce una resistencia a la insulina y también un déficit en su secreción, pero el ejercicio mejora la sensibilidad hacia la insulina, favoreciendo su asimilación.

Por otra parte, algunos estudios han reportado que algunos de los efectos que produce el ejercicio en fases agudas es una disminución de la glucemia.

Esta disminución que se comprueba midiendo el nivel de glucosa en sangre antes de realizar ejercicio y después, se debe a que se produce una disminución en la producción de glucosa en el hígado y a la vez un aumento del consumo de la glucosa por parte del sistema musculo- esquelético.

 

Fisioterapia y Diabetes Mellitus

 

Los individuos que padecen DM de tipo II se beneficiarán de la prescripción de un tratamiento de fisioterapia basado en ejercicio terapéutico. La razón por la que estos sujetos deben ser abordados por personal sanitario es porque padecen una enfermedad y por tanto se consideran pacientes.

La prescripción de ejercicio en estos pacientes debe ser diferente a la prescripción en la población general, puesto que se deben tener en cuenta numerosas consideraciones: tipo de ejercicio, intensidad, factores de riesgo asociados (hipertensión, riesgo cardiovascular) que determinarán la práctica de ejercicio…

El fisioterapeuta se encargará de monitorizar los aspectos más relevantes y determinantes del paciente para prescribir un plan de ejercicio acorde con su situación sin poner en riesgo su salud. Cada plan de tratamiento será diferente según el paciente, aunque se padezca el mismo tipo de DM.

Ponte en buenas manos, en las de un profesional sanitario.

Visita Fisiosite.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: