La fisioterapia es una de las disciplinas sanitarias que pueden aliviar dolor artrosis mediante planes de tratamientos adaptados a las necesidades y manifestaciones clínicas de los pacientes con esta lesión. La artrosis es una de las principales causas de dolor osteo-muscular. Además, se trata de una de las enfermedades en la que existe mayor prevalencia conforme aumenta la edad.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es un trastorno que cursa con una degeneración articular y se caracteriza por generar lesiones en el cartílago y alteraciones en el hueso subcondral. Se trata de una de las patologías articulares más prevalentes y según varios estudios se produce con más frecuencia en mujeres. Por otra parte, cabe destacar que hay articulaciones que son más susceptibles de experimentar dicho trastorno. A parir de los 20 años, existen las siguientes prevalencias en relación a las siguientes articulaciones: (1)

Menos de 20 años  Década de los 70 años 
Rodilla 10,2% 33,7%
Manos 6,2 23,9%

Las mujeres experimentan con más frecuencia este trastorno en las articulaciones anteriormente mencionadas, sin embargo, en la columna cervical se da el caso contrario, los hombres pueden alcanzar una prevalencia del 84% en relación a un 74% en mujeres. (1)

La etiología de este trastorno es desconocida en la mayoría de los casos, sin embargo, algunas enfermedades relacionadas con el sistema endocrino y metabólico pueden ser su causa de aparición (hematocromatosis, enfermedad de Wilson, acromegalia, hiperparatiroidismo, hipotiroidismo, etc). Aunque en la gran mayoría de los casos, se desconoce su origen, si se han determinado diferentes factores de riesgo que pueden favorecer su aparición, entre los cuales se diferencian los que pueden ser modificados y los que por el contrario no se pueden modificar: (1)

No modificables Modificables
Genéticos Obesidad
Sexo Actividad laboral y deportes de competición
Edad Traumatismos previos
Raza Alteración de la alineación articular

En relación al mecanismo que produce el trastorno, la lesión comienza generándose un edema de la matriz cartilaginosa y por consiguiente una proliferación de condrocitos desordenada. En las siguientes fases, las capas del cartílago se descomponen y aparecen fisuras y posteriormente queda como área desnuda el hueso subcondral. En este hueso subcondral sufre lo que se conoce como esclerosis (endurecimiento y rigidez de tejidos), dando lugar a la proliferación de osteofitos. Los osteofitos son muy característicos en este trastorno. (1)

¿Por qué es importante un buen tratamiento?

Las manifestaciones clínicas de este trastorno se resumen en: dolor, rigidez y disminución de la movilidad, entre los más frecuentes. También puede llegar a darse un derrame sinovial. Es importante tener en cuenta que el cartílago no tiene terminaciones nerviosas sensitivas, por tanto el dolor no lo causa el cartílago en si, sino que es ocasionado por la inflamación de estructuras que están en las inmediaciones, sinovitis o alteraciones musculares. El dolor que padecen estos pacientes suele extenderse en el tiempo y puede llevar asociado factores psicosociales, por ello se trata de dolor de tipo crónico, el cual puede tener mucho impacto en la calidad de vida del paciente. Este dolor es de tipo mecánico, es decir, se agrava cuando se realizan actividades (1)

Además, en este tipo de trastorno se han definido las características más frecuentes de este tipo de dolor: se da durante el día (diurno), es de tipo mecánico, mejora con el reposo. Sin embargo, se debe tener en cuenta, que en fases más avanzadas el dolor puede llegar a parecer durante la noche y en reposo.Por ello, tanto la prevención como el tratamiento de este trastorno es determinante para la calidad de vida de estos pacientes (1).

Fisioterapeuta para el tratamiento de la artrosis

La prevención para este trastorno se basa principalmente en trasformar los factores de riesgo modificables anteriormente mencionados. El tratamiento para la artrosis, como todo tratamiento que realiza el fisioterapeuta, debe ser personalizado y dependiente de la exploración física y la valoración. No obstante, este tipo de trastorno es tratado desde diferentes ámbitos sanitarios, por tanto es muy común que los pacientes sean tratados mediante un equipo multidisciplinar (1).

Generalmente, las manifestaciones clínicas de esa entidad suelen abordarse desde el punto de vista farmacológico y no farmacológico. En el tratamiento conservador, los fisioterapeutas deben tener como objetivo:

  • Prevenir o retrasar el avance de la lesión
  • Reducir el dolor
  • Mejorar la movilidad articular para mejorar la función

No obstante, cada paciente puede incorporar nuevos objetivos en función de cada caso.

Aunque la artrosis se caracteriza por presentar dolor de tipo mecánico que aumenta cuando se comienza una actividad, el ejercicio terapéutico resulta muy beneficioso para estos pacientes y por el contrario como muchos pueden pensar, el sedentarismo es peor para este tipo de pacientes. Algunos tipo de ejercicio, como el aeróbico han demostrado reducir el dolor, incluso en dosis muy bajas (2)

El ejercicio aeróbico no es el único tipo de ejercicio que ha demostrado resultado resultados beneficiosos, también los ejercicios de resistencia y fuerza han reportado efectos positivos para disminuir el dolor y mejorar la función. Por ello, el papel del fisioterapeuta para la prescripción de un plan de ejercicio terapéutico acorde a las manifestaciones clínicas del paciente es muy importante. Además, el fisioterapeuta podrá utilizar más técnicas como la terapia manual para generar analgesia a corto plazo (2)

La solución a los problemas de artrosis

Como se ha comentado anteriormente, la artrosis es un trastorno crónico progresivo. No existe un tratamiento para frenar de forma decisiva el avance de la lesión, sin embargo, si existen tratamientos para reducir en la mayor medida tanto su impacto como su progresión.

Los tratamientos que se realizan desde la fisioterapia son beneficiosos para reducir la sintomatología asociada y para evitar su evolución. Por ello, encontrar un fisioterapeuta especializado en este tipo de trastorno se convierte en uno de las principales preocupaciones para los pacientes. En Fisiosite, los pacientes podrán acceder de forma online y desde cualquier lugar para buscar un fisioterapeuta en su localidad especializado en este trastorno. Fisiosite filtrará en base a la búsqueda y solo ofrecerá los resultados más adaptados al paciente.

REFERENCIAS

  1. Beltrán MA, Belmonte J, Lerma J. Artrosis. Sección de Reumatología. Hospital General Castellón.
  2. Negrín R, Olavarria M. Artrosis y ejercicio físico. Revista médica clínica las Condes. 2014: 805-811

Fisiosite.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: