El codo de tenista es el nombre popular que recibe la lesión que se produce en la musculatura que se inserta en el epicóndilo lateral del codo. Esta lesión, denominada epincondilitis o epicondilalgia, se trata de un tipo de tendinopatía, es decir, los tendones son las estructuras dañadas.

La epicondilitis lateral fue descrita por Morris en 1882 como una lesión típica que se produce en jugadores de tenis. El mecanismo lesional incluye movimientos repetitivos de pronosupinación del antebrazo y extensión de la muñeca, los cuales están muy relacionados con este deporte.

Aunque la epicondilitis también se puede presentar en el epicóndilo medial, se produce con mucha menor frecuencia. En concreto la lateral es diez veces más frecuente que la medial, afectando a un 3-7% de la población.

 

¿Qué es el codo de tenista?

 

La epicondilitis es una lesión que afecta a los tejidos blandos localizados en el codo.  Los tendones que se insertan en el epicóndilo se lesionan debido al sobre uso o esfuerzo durante un periodo de tiempo prologando de forma repetitiva.

Cuando se producen movimientos repetitivos, se generan micro traumas que producen daños en las estructuras. En general, este fenómeno no produce consecuencias mayores.

Sin embargo, cuando se sobre pasa la capacidad de respuesta del individuo o bien el tejido no tiene el tiempo suficiente para la recuperación biológica, se produce una lesión mayor en la estructura.

Aunque su nombre popular hace referencia a que afecta a la población deportista, también esta relacionada con ciertos ambientes laborales, generalmente trabajadores que realizan trabajos forzosos con los brazos y manos.

Los músculos afectados en esta lesión son el extensor radial corto del carpo, seguido del extensor común digitorum y en menor medida otros tendones de músculos del área lateral del antebrazo.

 

¿Son eficaces son antiinflamatorios?

 

Los antiinflamatorios han sido durante décadas la opción de tratamiento para la mayor parte de las tendinitis, puesto que uno de los principales objetivos era combatir la inflamación.

Sin embargo, hace unos años, se produjo un giro en cuanto al abordaje terapéutico, ya que se encontró que en las tendinopatías el componente inflamatorio no está presente fuera de la fase aguda.

Por tanto, la administración de antiinflamatorios deja de ser efectiva tras la fase aguda.

Debido a que el tejido no posee el tiempo necesario para la recuperación biológica tras un primer proceso inflamatorio, éste es invadido por sustancias como fibroblastos inmaduros y brotes vasculares que no son funcionales.

En definitiva, el proceso de reparación no se produce y se observa tejido desorganizado y con un aumento elevado de células. Por tanto, no se observa tras la fase aguda, la presencia de células inflamatorias, sino de tejido degenerativo.

 

¿Cómo evitar que progrese el codo de tenista?

 

El objetivo para evitar que se produzca la cronificación de esta lesión es evitar el ciclo fisiopatológico anteriormente descrito: el tejido no tiene el tiempo suficiente para regenerarse y es invadido por tejido no funcional que es más sensible a los micro traumatismos y produce mayor sintomatología.

Para ello, en primer lugar se debe estar al tanto de la sintomatología del codo y en mayor medida si se realizan actividades deportivas o laborales que impliquen la participación de los movimientos de prono-supinación y extensión de la muñeca.

Por otra parte, si se realizan estas actividades es importante fortalecer la estructura lo máximo posible mediante ejercicios, ya que de esta forma los micro traumatismos no generarán reacciones dañinas en el tejido.  Así como otras consideraciones como una buena técnica en el gesto deportivo, utilizar utensilios o raquetas ligeros…

Una vez que se comienzan a experimentar síntomas como dolor en la parte lateral del codo (epicóndilo lateral) y que se irradia a la zona proximal del antebrazo, así como debilidad a la hora de agarrar y coger objetos, es importante realizar un reposo activo y acudir a un especialista.

El diagnóstico precoz no solo evita que los síntomas se cronifiquen, sino que se eviten otras lesiones relacionadas como el desgarro de los ligamentos de la zona, engrosamiento de la cápsula, inestabilidad del codo…

 

Fisioterapia para el codo de tenista

 

Los fisioterapeutas juegan un papel fundamental en el tratamiento de esta lesión puesto que conocen en profundidad la fisiopatología de la epicondilitis y el tratamiento más adecuado para su recuperación.

La técnica de fisioterapia más eficaz para esta lesión es el ejercicio terapéutico y en concreto un tipo de ejercicio denominado excéntrico. En general, el plan de ejercicio estará combinado con técnicas de terapia manual muy eficaces (deslizamientos laterales con cinchas, movilizaciones…) y con herramientas de electroterapia, etc.

Algunos de los ejercicios más frecuentes que suele prescribirse en todo programa de tratamiento se basan en la realización de flexo-extensiones de la muñeca con peso, el cual se aumentará cuando progrese el plan terapéutico. Este ejercicio es muy sencillo y se puede realizar con gomas elásticas, pesas o bien objetos que tengan cierto peso.

Otro ejercicio muy frecuente es el fortalecimiento de la musculatura encargada de la prono-supinación del antebrazo, también con pesas, gomas u otros objetos. No obstante, cabe destacar que cada plan de tratamiento será diferente en función de las necesidades y características del paciente, por ello es muy importante acudir al fisioterapeuta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *