Actualmente en la sociedad se entiende que el ejercicio terapéutico es únicamente necesario para mejorar la fuerza muscular, sin embargo, esta técnica tiene muchos más beneficios y por ello es una de las herramientas principales en los tratamientos de fisioterapia. Cada vez son más los pacientes que han empezado a beneficiarse de los efectos de este tratamiento en determinadas lesiones.

¿Por qué es importante el ejercicio terapéutico?

El ejercicio terapéutico es un conjunto de técnicas y actividades pautadas que se llevan a cabo no solo para mejorar la fuerza muscular, también para mejorar la movilidad, el control neuromuscular, la capacidad cardiovascular, la resistencia muscular, la coordinación y el equilibrio, los patrones que influyen en la respiración, la postura y los patrones de movimiento (1).

En resumen, se puede establecer que este conjunto de técnicas beneficia a varios sistemas del cuerpo, lo cual es muy importante en un sector como el de la fisioterapia que está en plena expansión. Además de los sus efectos a nivel general, es importante destacar, que uno de los principales efectos neurofisiológicos es la analgesia inducida por el ejercicio.

En varios estudios se ha evidenciado que la actividad física produce aumentos de opiáceos endógenelos lo cual da lugar a la activación de las vías inhibitorias del dolor, modulando así la percepción del dolor. Aunque el sistema opioide endógeno es el más conocido, también participan otras reacciones como la reducción de la sustancia P o de las citoquinas en determinados procesos. (2)

Ejercicio terapéutico

En primer lugar es importante diferenciar entre los términos actividad física y ejercicio, en este caso con dotación terapéutica. La actividad física es cualquier movimiento que resulte de la contracción de los músculos; por el contrario, el ejercicio es un tipo de actividad física que consiste en un movimiento planificado, estructurado y repetitivo, que se realiza con el objetivo de mejorar o mantener algún componente o varios de la aptitud física. Sin embargo, tras las investigaciones anteriormente mencionadas, esta disciplina se ha estudiado en diferentes tipos de lesiones para determinar su efecto a nivel neurofisiológico.

Por ello, en el caso de los fisioterapeutas, estos realizan planes determinados y específicos, con unos objetivos pactados con el paciente, para mejorar síntomas como el dolor. Es importante destacar que el ejercicio no es únicamente una herramienta de tratamiento para lesiones en la fisioterapia.

Los fisioterapeutas son profesionales sanitarios que también tienen competencias de promoción de la salud y prevención, por tanto los programas de intervención primaria y secundaria deben enfocarse en mejorar los componentes relacionados con la salud de la aptitud física.

Pilates terapéutico

El método Pilates es una forma muy popular de entrenamiento que se realiza de forma controlada. Este método fue desarrollado por Joseph Pilates y su práctica es muy frecuente en las clínicas de fisioterapia debido a los abundantes beneficios que se pueden extraer a la hora de prescribir un tratamiento concreto. Sin embargo, es importante destacar que no todo el Pilates que se imparte tiene efectos terapéuticos. Esto se debe a que para que esta práctica sea terapéutica, es importante realizar un protocolo de actuación que incluya una primera fase de valoración y exploración y las modificaciones pertinentes del propio método, para que pueda adaptarse a la patología del pacientes y los objetivos pactados. En resumen, el pilates que suele realizarse como forma de tratamiento en la mayor parte de los casos se realizan adaptaciones de este método en función de la patología o el dolor del paciente. Algunos de los beneficios de este método son:

  1. El paciente percibirá una mejora de la propiocepción consciente de su cuerpo
  2. El paciente podrá apreciar una mejora de la postura, ya que se mejorará el reclutamiento muscular
  3. También se mejora la estabilización de ciertas regiones como la columna cervical, tanto en dinámico como en estático.

Beneficios

Algunos de los beneficios de está disciplina ya han sido mencionados anteriormente, sin embargo, existen otros muchos que pueden influir de forma positiva en las patologías o lesiones que suelen tratarse de forma común en la consulta:

  • Mejorar la flexibilidad
  • Mejora la resistencia
  • Disminuye el riesgo cardiovascular
  • Disminuye el síndrome metabólico
  • Mejora el estado de ánimo, incluso esta modalidad se esta estudiando para el tratamiento de la depresión
  • Mejora la calidad del sueño

Por otra parte, en fisioterapia existe evidencia sobre el beneficio de esta disciplina en patologías tan importantes como la lumbalgia crónica, la cervicalgia (dolor de cuello), artrosis, síndrome regional complejo e incluso la fibromialgia (3-5). Cada día son más los profesionales que deciden profundizar en esta técnica y así establecer protocolos de actuación para diversas patologías. Por ello, esta disciplina ha adquirido gran importancia en el plan de estudios de las diferentes universidades que imparten fisioterapia.

Todo profesional fisioterapeuta debe estar al día sobre la prescripción de ejercicio en los diferentes tipos de pacientes, ya que en función de la patología a tratar la intervención se realizará de una manera u otra. Puedes consultar nuestro post sobre los cursos más valorados de fisioterapia para consultar la formación extra más recomendable de ejercicio terapéutico.

Referencias

  1. Kisner C, Colby LA. Ejercicio Terapéutico. Fundamentos y ténicas. Primera. Filadelfia, Pensilvania; 2005.
  2. Stagg NJ1, Mata HP, Ibrahim MM, Henriksen EJ, Porreca F, Vanderah TW, Philip Malan T Jr. Regular exercise reverses sensory hypersensitivity in a rat neuropathic pain model: role of endogenous opioids. Anesthesiology. 2011 Apr;114(4):940-8.
  3. Kroll HR. exercise therapy for chronic pain. Phys Med Rehabil Clin N Am 2015;26:263–
  4. Ambrose KR, Golightly YM. Physical exercise as non-pharmacological treatment of chronic pain: Why and when. Best Pract Res Clin Rheumatol 2015;29:120–30.
  5. O’Connor SR, Tully MA, Ryan B, Bleakley CM, Baxter GD, Bradley JM et al. Walking exercise for chronic musculoskeletal pain: systematic review and meta-analysis. Arch Phys Med Rehabil 2015;96:724–34.e3.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: