En la última década las posibilidades para estudiar fisioterapia han aumentado debido al incremento de universidades que han incluido esta carrera en su oferta formativa. Por lo general, las universidades privadas han las responsables de este aumento. El crecimiento de la profesión, el alcance se tus tratamientos y su presencia en cada vez más campos de actuación ha propiciado la consolidación y popularización del sector, y con ello que cada vez más estudiantes quieran estudiar esta carrera.
Elegir un centro universitario es una tarea compleja para muchos estudiantes debido en gran parte al desconocimiento inicial que se tiene del sector antes de comenzar el grado. Además, el incremento de universidades ofertando el mismo grado no facilita la elección.

Los mejores centros para estudiar fisioterapia

La elección de la mejor universidad dependerá de diversos factores: localización, nota de corte en las pruebas de acceso, presupuesto, plan de estudios, convenios de prácticas, etc. Existen numerosos puntos a tener en cuenta antes de formalizar la matrícula en una de las 59 universidades españolas que ofrecen esta carrera. En un post reciente de Fisiosite se hizo un análisis de los mejores centros públicos y privados para cursar este grado.

Sin embargo, atendiendo a los factores anteriormente mencionados de debe tener en cuenta las siguientes pautas:

  1. Localización. Cada vez más universidades ofrecen el grado en fisioterapia, sin embargo, no todas las ciudades. Por ello, es común que muchos alumnos tengan que desplazarse de ciudad. Por ello, si el desplazamiento es obligado, se tendrá que tener en cuenta la cercanía al lugar de residencia o la situación económica individual; ya que por ejemplo, Madrid es una ciudad más cara que otras como Granada, Córdoba, Santander, etc.
  2. Nota de corte, determinante en muchos casos para entrar en una universidad u otra. Existe la posibilidad de que debido a la nota de corte, el alumno tiene que desplazarse a otra Universidad. Hay Universidades cuya nota de corte es muy alta, como la que se registró en la Universidad de Sevilla en el pasado curso 2016/2017, que fue de 11,85.
  3. Presupuesto para cambiar de localidad o bien presupuesto para costear una universidad privada. En el caso de cambiar de localidad, se debe tener en cuenta el precio del alquiler/residencia, transporte, manutención, etc. En el caso de tratarse de una universidad privada, los precios oscilan entre 700 y 1500 €/mes.
  4. Plan de estudios. El plan de estudios debe contemplarse desde diferentes puntos de vista: profesores, materias, tendencias, etc. Hay centros que están más especializados en el ámbito deportivo, otras en el ámbito del dolor crónico, etc.
  5. Convenios de prácticas, otro factor a tener en cuenta a la hora de elegir un centro universitario, ya que cuantas más posibilidades de calidad ofrezca el centro, mayores opciones tendrá el alumno para descubrir el camino por el cual quiere seguir formándose en un futuro.

Requisitos para estudiar fisioterapia

Los requisitos que existen actualmente para comenzar estudios universitarios es común para todos los grados: superar la prueba de acceso a la universidad y dependiendo de las plazas disponibles en cada carrera, se irán ocupando las plazas por orden de nota. De forma que el alumno con la mayor nota de corte de la Comunidad Autónoma, tendrá prioridad en elegir una carrera y una Universidad en concreto.

Los estudiantes que no hayan cursado bachillerato y posteriormente no hayan realizado las pruebas de acceso a la universidad, no podrán estudiar la carrera de fisioterapia. Independientemente de si se trata de una universida pública o privada.

Además, por lo general la nota de corte para este grado suele ser elevada, siguiendo la tendencia de las carreras sanitarias. Las notas suelen oscilar, dependiendo de la comunidad, entre un 8 y un 12 sobre 14 puntos en los centros públicos. En las universidades privadas la nota de corte suele ser un 5.

Prácticas laborales de fisioterapia

Una de las asignaturas más importantes del plan de estudios de la carrera es la denominada “Practicum”, es decir, prácticas en diferentes centros donde se ofrece el servicio de fisioterapia. Esta asignatura, además de ser importante para adquirir experiencia de cara al futuro, también es interesante para orientar al alumno en las diferentes áreas en las que puede desempeñar su actividad laboral (respiratorio, pediatría, uroginecológico, traumatológico…); así como en las instituciones en las cuales se ofrecen este servicio: centros privados, hospitales públicos, hospitales privados, residencias, centros de atención primaria, etc.

Además, en la mayor parte de las universidades, el Practicum incluye diferentes tipos de trabajos, como es la memoria de prácticas. La memoria de prácticas, es un trabajo realizado por el alumno sobre diferentes tipos de casos y pacientes a los que se ha tenido que enfrentar durante sus estancias clínicas. En dicho documento, el alumno tendrá que exponer el caso, la exploración y valoración realizada, tratamiento llevado a cabo y el seguimiento de dicho paciente. Una actividad muy interesante para interiorizar conceptos y consolidar la información recibida.

En general, al tratarse de una carrera que sus salidas laborales requieren desempeño asistencial, suele haber una gran parte de créditos destinados a esta carrera. Por tanto es común encontrar centros que incluyen en segundo, tercero y cuarto de carrera está asignatura. Dependiendo del centro elegido, estará presente en un curso u otro, sin embargo, siempre deben cumplirse unos créditos mínimos, por lo que todos los centros ofrecerán esta asignatura.

Nuestra recomendación

Encontrar la mejor universidad depende muchos factores subjetivos y objetivos. Nuestro consejo es que se invierta el mayor esfuerzo posible durante los dos años de bachillerato y las pruebas de acceso a la universidad para obtener una buena nota y disponer de todas las posibilidades del mercado. Posteriormente, el plan de estudios es muy importante tenerlo en cuenta, ya que las universidades más innovadoras, es decir, aquellas cuyos planes de estudios incluyan las últimas técnicas de tratamiento o bien asignaturas especializadas en diferentes campos de actuación desde el punto de vista asistencial como de negocio.

Se debe tener en cuenta, que un gran porcentaje del sector se dedica al ámbito privado con clínicas propias, por ello también es interesante cursar asignaturas que preparen al alumno a manejar un negocio sanitario.

Las universidades que apuesten por formación en diferentes áreas asistenciales (oncología, respiratorio, pediatría), proporcionan más herramientas para la inserción en el mundo laboral, lo cual es una ventaja competitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: