De forma común, la población piensa que el masaje puede ser útil para el dolor crónico de pies. Sin embargo, generalmente para los trastornos crónicos no se ha demostrado que el masaje sea una técnica efectiva. El dolor crónico es un concepto complejo que debe abarcarse desde sus tres paradigmas a la hora de realizar un tratamiento. Por eso, en fisioterapia, dependiendo el origen de dicho dolor, se utilizarán unas técnicas u otras durante más o menos tiempo. Tres técnicas útiles que se utilizan para tratar esta entidad son la terapia manual neuro-ortopédica, el ejercicio terapéutico y la educación terapéutica.

3 consejos para evitar el dolor crónico de pies

La cronicidad del dolor depende de diversos factores, aunque generalmente se entiende como aquel dolor que perdura durante más de tres meses. Sin embargo, existen multitud de factores que influyen en este proceso. Generalmente el dolor crónico se debe abordar desde el paradigma biopsicosocial, ya que su continuidad en el tiempo se puede deber a factores psicosociales como la kinesiofobia o factores cognitivos como el automanejo de la enfermedad, etc. Por lo general, suele existir una lesión inicial cuyos síntomas permanecen en el tiempo. Algunas de las lesiones más comunes en el ámbito de la fisioterapia que tienen lugar en el pie son: la fascitis plantar, el esguince de tobillo, neuroma de morton, hallux valgus (juanetes) o bien hallux rigidus. Cada patología de las anteriormente mencionadas tiene un origen diferente, por eso, los primeros consejos a tener en cuenta son:

  1. Prevención: La prevención es un concepto muy importante que no se tiene en cuenta la mayoría de las veces, pero su aplicación disminuye la incidencia de este tipo de lesiones. En el caso de la fascitis plantar, aunque su etiología es multifactorial y se debe a morfología de pies planos, obesidad, calzado inadecuado o al exceso de tracción en el tendón de aquiles por diferentes actividades deportivas; para prevenirla es importante el fortalecimiento de la musculatura del pie, uso de plantillas y calzado más egonómico. Por otro lado, el neuroma de morton se produce por la compresión del nervio contra un ligamento, ocasionado generalmente por un calzado inadecuado, por tanto, uno de los aspectos a tener en cuenta para su prevención sería el calzado. El esguince de tobillo se produce por un sobreestiramiento de los ligamentos, tras un movimiento de eversión o inversión forzada, lo cual podría prevenirse a través del fortalecimiento de la musculatura de la zona, para evitar que el ligamento llegue a este movimiento extremo.
  2. Diagnóstico precoz: Para comenzar cualquier tratamiento es importante tener un diagnóstico acertado. Por eso, la solución ante el dolor no es automedicarse sino acudir a un especialista para que realice la valoración más acertada o bien ser derivado a otro especialista. Generalmente, la primera opción es acudir al médico para descartar posibles complicaciones tales como la rotura de un ligamento en el caso del esguince. En el caso de la fascitis plantar y el esguince, se realiza una radiografía para visualizar si hay presencia de un espolón calcáneo o hay arrancamiento óseo por el movimiento forzado de eversión e inversión. Sin embargo, la ecografía y la resonancia magnética pueden mostrar el estado de los tejidos blandos. Por otra parte, en el neuroma de morton, con la radiografía no suele evidenciarse nada, por tanto la resonancia magnética es una prueba que evidencia el tamaño del neuroma. No obstante, existen pruebas físicas (test ortopédicos) con fiabilidad que pueden ser útiles para el diagnóstico.
  3. Tratamiento acertado: Tras un diagnóstico médico suele haber una prescripción de tratamiento farmacológica. Si el tratamiento farmacológico no consigue remitir los síntomas, es preciso volver al médico para hacer seguimiento de la lesión y explorar otras opciones de tratamiento. En el caso de la fascitis, el esguince de tobillo y el neuroma de morton, la fisioterapia es una opción muy beneficiosa. Ya que a través de un tratamiento basado en terapia manual, ejercicio terapéutico, educación terapéutica, electroterapia, los síntomas suelen remitir hasta la resolución del problema.

¿Tiene cura este dolor?

Esta es la pregunta estrella en las consultas sanitarias y también la pregunta más difícil de contestar. Por eso es importante realizar un buen diagnóstico y determinar el origen y los factores que influyen en el dolor. Por ello la importancia de entender esta entidad desde tres perspectivas, no solo teniendo en cuenta la física (intensidad, expansión, etc), también la esfera afectivo-emocional y la cognitivo-evaluativo. Erróneamente, se cree que este síntoma es un estímulo, y realmente se define como una experiencia sensorial y emocional, modulada por factores cognitivos (1,2). Por tanto, es importante tener en cuenta tanto los tres consejos anteriormente mencionados como esta perspectiva para su tratamiento. En función de los factores implicados, será preciso realizar un tipo de tratamiento de fisioterapia y su duración también dependerá de esto o dependerá de varios profesionales.

Los problemas de dolor crónico de pies

Como se ha mencionado anteriormente, el esguince de tobillo, la fascitis plantar y el neuroma de morton son lesiones muy frecuentes en consulta. En el caso de la fascitis plantar es la tatalgia más común (2 millones de personas al año) y cada vez más frecuente en los corredores. El neuroma de morton es una entidad que afecta con mayor frecuencia a las mujeres, por el uso de un calzado que comprime el pie. Este tipo de lesión puede dar sintomatología a diferentes zonas del pie y puede llegar a ser muy incapacitante. El esguince de tobillo, afecta en todos los rangos de edad ya que suele deberse a un movimiento forazado tras un desequilibrio, un traumatismo o bien un problema de inestabilidad subyacente. Por otra parte el hallux valgus y hallux rigidus, aunque su prevalencia es muy alta son lesiones que su tratamiento es multidisciplinar y participan podólogos y médicos. En el hallux valgus (juanete) en concreto, en una primera fase suele optarse por tratamiento conservador, es decir, utilizar órtesis correctoras, zapatos adaptados o bien plantillas, y en una segunda fase, si la patología empeora y los síntomas aumentan, suele realizarse una intervención quirúrgica. Las lesiones del pie son muy incapacitantes ya que limitan en gran medida las actividades de la vida cotidiana, debido a que la zona en cuestión es imprescindible para la marcha y el calzado en ocasiones no es de ayuda. Por ello, es fundamental identificar los síntomas y establecer un diagnóstico y que el impacto sea menor.

¿Qué podemos hacer?

La fisioterapia es una de las opciones más acertadas para el tratamiento del esguince de tobillo, fascitis plantar y neuroma de morton. Uno de los objetivos principales del tratamiento es evitar su perpetuación en el tiempo y reducir los síntomas. En el caso de que se trate de una lesión de más de tres meses de evolución, es decir, crónica; el objetivo será determinar la fuente del origen y los factores implicados que han producido la perpetuación en el tiempo, para remitir los síntomas o bien derivar al profesional adecuada. Los tratamientos más comunes que suelen realizarse para este tipo de lesiones son la terapia manual (movilizaciones con movimiento, movilizaciones pasivas y activas, neurodinamia), ejercicio terapéutico (sesiones de ejercicio organizadas en fases en función de la tolerancia del paciente y el diagnóstico) y educación terapéutica. Fisiosite es el mayor portal de fisioterapeutas colegiados del país, por ello, si quieres poner fin a tu lesión en el pie, buscar un fisioterapeuta especializado puede ser la opción más acertada. En Fisiosite, tan solo tienes que seleccionar la localidad donde quieres asistir a tu tratamiento y encontraras solo profesionales sanitarios a tu disposición.

  1. May A. Neuroimaging: Visualizing the brain in pain. Neurol Sci. 2007;28:S101-S107.
  2. Bingel U., Schoell E., Büchel C. Imaging pain modulation in health and disease. Curr Opin Neurol. 2007;20:424-431.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: