Los mejores modelos de camilla plegable son aquellos que cumplen con las expectativas y los requisitos de los fisioterapeutas para su práctica laboral del día a día. Por tanto, antes de tomar una decisión, debes estudiar diferentes parámetros que son importantes y determinantes para nuestra profesión.

¿Necesitas una camilla plegable para tu negocio?

Montar una clínica de fisioterapia requiere una gran inversión y en muchos casos los fisioterapeutas no pueden hacer ese esfuerzo. Sin embargo, abrir una clínica física no es el único modelo de negocio que existe en la fisioterapia. Una de las opciones por las que cada día más fisioterapeutas se decantan es la de emprender en solitario realizando tratamientos a domicilio. Este tipo de modelo de negocio es bastante más económico que el anterior, ya que no tienes  que afrontar gastos de alquiler, mantenimiento de la clínica y muchos más. Además, otra de las principales ventajas que proporciona es la de ser tu propio jefe, decidir tus horarios de trabajo u organizarte el día como mejor se adapte a tus necesidades. Para llevar a cabo este tipo de negocio no necesitan más que una camilla plegable, un medio de transporte, tu conocimiento y empezar a darte a conocer con plataformas digitales en Internet como puede ser Fisiosite. La camilla, considerada como uno de los elementos básicos para comenzar la práctica asistencial, puede ser de diferentes tipos, modelos y precios. Sin embargo, para este tipo de práctica lo más aconsejables es que adquieras una que te permita desplazarte cómodamente y sin que resulte un gran esfuerzo cargar con ella todos los días. Si quieres saber cuantos tipos existen en el mercado, los materiales y sus características, puedes echar un vistazo a nuestro post sobre los diferentes modelos de camillas.

Los mejores modelos

El mejor modelo es el que mejor se adapte a tus necesidades del día a día, por tanto no se puede establecer de forma general esta característica. Se deben tener en cuenta varios factores a la hora de comprar un modelo u otro, en función de nuestras demandas y el uso que se vaya a dar a este tipo de herramienta tan necesaria para la profesión:

  1. Peso: Dentro de los diferentes modelos de camillas plegables, existen unos que son más pesados y otros más ligeros. Debes de tener en cuenta este factor a la hora de desplazarte y en la zona de actuación donde te vas a asentar. Este último hecho es importante, ya que si vas a emprender tu actividad en la zona periférica de cualquier ciudad, seguramente podrás disponer de zona para aparcar más accesible que en el pleno centro de una gran ciudad. Eso significa que podrás aparcar más cerca del domicilio del paciente y por tanto, cargar menos tiempo con la camilla. Este factor puede darse o no, no es exacto.
  2. Material: En función del material con el que están fabricados los diferentes modelos, influirá de una manera u otra en el peso para su desplazamiento y el que sea capaz de soportar. Es muy importante tenerlo en cuenta, esta característica podrá determinar el modelo que más idóneo, ya que aportará conocimiento del peso máximo soportado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuanto más resistente sea el material y más estable, también será más pesada de desplazar. Por tanto, si vas a realizar tu puesta en marcha de negocio con tratamientos pediátricos, podrás optar por un modelo más ligero y que soporte menos peso.
  3. Diseño: El diseño es importante ya que aporta un valor añadido en diferentes pacientes. En un entorno con tanta competitividad aportar valores añadidos en nuestra práctica diaria pueden influir en la experiencia de ese paciente y ser determinante para su fidelización. Por tanto, puedes optar por diseños más modernos o clásicos en función del tipo de paciente en el que vas a centrar tu foco asistencial.

Nuestras recomendaciones

Como se ha comentado anteriormente, el mejor modelo es es el que más se adapte a tus demandas. Debes tener en cuenta los factores anteriormente mencionados, pero también un factor determinante: el precio. El precio de este tipo de material es bastante variado y cambia en función de sus características y accesorios. Nuestra recomendación es que si has decidido emprender, optes por un modelo más económico y con el paso del tiempo, cuando tu negocio empiece a crecer y tener volumen, adquieras un modelo de mejor calidad y accesorios, con el fin de empezar a cuidar los detalles que pueden ser determinantes a la hora de fidelizar a pacientes. Por otra parte, también debes tener en cuenta el tamaño del modelo, ya que puedes verte en la situación de no poder instalar la camilla en el domicilio de tu paciente por su tamaño. Este hecho, no tiene que ser recurrente, sin embargo, es muy común tener que empezar a mover muebles para poder realizar tu tratamiento de forma cómoda y eficaz.

Elige la que más te guste

Ante todo, el modelo que selecciones debe gustarte, ya que servirá de motivación cada día de trabajo. Trabajar con una herramienta que no convence o no gusta al profesional siempre supone una barrera para su desempeño y, en ocasiones, puede afectar al estado anímico de la persona en sus días malos. Por tanto, si te encuentras en la circunstancia de tener que elegir entre dos modelos con pocas diferencias en cuanto a características útiles para el paciente y para tu desempeño, pero una te gusta más que la otra, no lo dudes: opta por el modelo que más te guste. Si las diferencias son escasas, es la mejor elección, ya que es tu herramienta de trabajo de tu día a día y muy importante para el tratamiento de tus pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: